Palabras del Presidente Iván Duque durante la firma del Decreto reglamentario 1465 de 2019 para el uso de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA)

Firma del Decreto reglamentario para el uso de Desfibriladores Externos Automáticos – 13/Ago/2019

Yo quiero darles las gracias a todos ustedes por estar hoy acá, porque hace unos años, con varios de los compañeros que nos acompañan hoy, miembros del Congreso de la República, tuve la ocasión de presentar un proyecto de ley para que en el país hubiera una conciencia, tuviéramos una conciencia colectiva para tener desfibriladores externos automáticos en lugares de gran afluencia de público. Lugares donde hay personas que están expuestas a situaciones o incidentes cardíacos, que si no tienen a la mano un desfibrilador posiblemente pierdan su vida. Hay casos que podemos tener muy cerca. En el propio Congreso de la República, hace unos años, el doctor José Fernando Castro Caycedo tuvo un incidente cardíaco y murió. Quizá si hubiéramos tenido en ese momento el desfibrilador, pues el desenlace no hubiera sido fatal.

Hay casos que podemos tener muy cerca. En el propio Congreso de la República, hace unos años, el doctor José Fernando Castro Caycedo tuvo un incidente cardíaco y murió. Quizá si hubiéramos tenido en ese momento el desfibrilador, pues el desenlace no hubiera sido fatal. Hemos visto casos también, por ejemplo, en gimnasios, en las ciudades, donde hay personas mayores de 40 o 45 años que pueden estar expuestas a estrés cardíaco, que no tienen cerca un desfibrilador: en los teatros, en los estadios, en los centros comerciales, en los aeropuertos.

Creo que este decreto que reglamenta la Ley (1831 de 2017) que fue aprobada por el Congreso de la República es un decreto que salva vidas. Es un decreto que permite reglamentar la disponibilidad de los desfibriladores externos automáticos, y que también promueve su adecuado uso, en un país donde cerca de 30 mil personas pueden estar muriendo al año por cuenta de infartos o de paros cardíacos. Es una cifra bien elevada y que se puede elevar aún más, teniendo en cuenta el envejecimiento de la población colombiana y el crecimiento que hemos tenido de las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Entonces creo que se cumple con ese primer propósito: salvar vidas. Lo segundo: tener gran pedagogía a través de las secretarías de salud. Por eso, secretario (de Salud de Bogotá, Luis Gonzalo Morales), le agradezco mucho su presencia hoy acá, porque usted se ha puesto esta camiseta.

Bogotá ha sido uno de los entes territoriales que ha asumido no solamente la implementación de la Ley, sino que nos ha ayudado a la construcción de este decreto, para que nosotros podamos certificar la calidad de los desfibriladores que van a estar disponibles al público y, óigase bien, también facilitar la capacitación para los ciudadanos. Porque, Ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, ustedes lo vieron acá, y mi saludo también a los miembros de la Cruz Roja Colombiana: no se requiere ser un experto para poder utilizar un desfibrilador en una situación de emergencia. Es un aparato diseñado para que personas, como dicen, con formación lega puedan tener la capacidad de prestar la asistencia.

¿Qué se requiere? Seguir claramente unas instrucciones. Porque cada uno de los aparatos hoy en día se ha sofisticado hasta el punto que, como ustedes lo vieron, acompaña con la voz, con una voz electrónica, lo que es el mecanismo de aplicación de los electrodos. Y después de hacer, el mismo aparato, el diagnóstico sobre la situación cardíaca, le dice a la persona que lo está operando si activa o no activa la descarga, mientras llega al servicio de atención.

Muchas vidas se podrán salvar en Colombia teniendo disponibles en espacios de alta afluencia este tipo de herramientas. Es más, si nosotros miramos lo que podría ocurrir en estadios, en teatros y en centros comerciales, donde se han presentado muchos incidentes, aquí lo que tenemos es una herramienta al servicio de la sociedad.

¿Qué queremos nosotros? Invitar a que el sector privado también se una en esta capacitación: que podamos tener los videos tutoriales disponibles. Y mi invitación a los amigos de los medios de comunicación para que también hagan lo propio.

Creo que hoy Colombia se sitúa a la vanguardia en América Latina con esta reglamentación. No solamente la Ley que fue aprobada en el 2017, sino ahora una reglamentación que llega a distintos lugares del territorio nacional. Quiero también agradecerle a usted, doctor Mauricio Vasco (Presidente de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación), y a toda la comunidad médica, que nos ayudó muchísimo en el trámite que tuvimos en el Congreso, explicando, haciendo pedagogía sobre la importancia de la medida.

También agradecer el aporte para la reglamentación que hoy expedimos para que Colombia se ponga la vanguardia en salvar vidas con unos instrumentos que, puestos a disposición del público, realmente minimizan daños fatales. Quiero agradecer a mis compañeros del Congreso que están aquí presentes, porque hace unos años, con ustedes, radicamos esta iniciativa. Creo que ahora lo que nos obliga a todos es hacer la pedagogía.

Señor Ministro: espero que el Ministerio de Salud, en sus plataformas virtuales, en sus redes, empiece a divulgar no solamente el contenido del decreto sino también los mecanismos de capacitación. Y que las secretarías también, con todo el sistema educativo, puedan hacer lo propio. Lo digo por lo siguiente: en el aeropuerto O’Hare, en los Estados Unidos, hubo un caso que fue muy sonado hace unos años, de un señor que estaba sufriendo un infarto y un niño de tan solo 13 años le pudo salvar la vida con un desfibrilador que estaba disponible en el espacio del aeropuerto, en la proximidad donde ocurrió el incidente. Y con una capacitación que no duró más de 10 minutos, el niño pudo salvarle la vida.

Es decir, la disponibilidad y la capacitación son herramientas que nos van a permitir a nosotros ser una mejor sociedad cuando se trata de tener una cultura de protección. Quiero agradecerle al señor Ministro de Defensa, Guillermo Botero, porque recuerdo que en el trámite legislativo, en su momento, siendo el señor Ministro en ese momento Presidente de Fenalco, tuvimos algunas discusiones sobre el manejo de los desfibriladores externos automáticos. Yo siempre voy a valorar el gesto que tuvo el Ministro porque, después de haber analizado no solamente el concepto que nos había dado la comunidad médica sino de ver también la experiencia internacional, se convirtió en un promotor de esta Ley. También gracias a su apoyo y al apoyo de otros gremios en el país, logramos que esta iniciativa se hiciera realidad.

Hoy da el siguiente paso, que es el decreto que la reglamenta, y ahora lo que viene es llevarlo y masificarlo en toda Colombia. Muchísimas gracias.

Artículo tomado de Presidencia de la República